Asumir la responsabilidad en la Dirección de proyectos como Director de Proyectos...

Actualizado: 16 abr











¿Cómo debemos lidiar con la resolución de problemas en un proyecto? Una orientación positiva puede llevar a ver los peligros como oportunidades o desafíos, percibiendo que tiene una gran capacidad para enfrentar los problemas y estar dispuesto a invertir tiempo y esfuerzo en su solución. Por el contrario, una orientación negativa al problema implica ver los problemas (Issues) como amenazas, creer que son insolubles, dudar de la capacidad de uno como director de proyectos de resolverlos y acto seguido frustrarse y estresarse ante un problema. En resumen, y quizá lo más importante, es una orientación positiva al problema que induce al sujeto a enfrentarlo, mientras que la orientación negativa lo prepara para evitarlo.

Y al final, tenemos que tomar una decisión, que en parte dependerá de las actitudes que adoptemos. La toma de decisiones en la dirección de proyectos es la asociación de un curso de acción o plan con una situación determinada. El modelo de toma de decisiones presentado tiene los siguientes pasos:


Haga un modelo de la situación actual o una definición del problema:


Las demandas de la situación pueden venir del exterior, pero también de los objetivos y valores del individuo. Las barreras más comunes para lograr los objetivos son: ambigüedad, incertidumbre, demandas conflictivas, falta de recursos o novedad. Esta fase incluye la definición de los objetivos que el director de proyecto quiere lograr. Cuando se trata de resolver un problema, es necesario analizarlo y dilucidar cuáles son los procesos y aspectos relevantes que influyen en la apariencia y el mantenimiento del problema (causa raíz), o que amenaza la situación.

El análisis de las situaciones es un análisis de “Causa raíz”, tratando de determinar las influencias de algunos factores en otros, en el momento presente y en la posible evolución.


Generar posibles comportamientos alternativos:


El director de proyecto debe imaginar las posibles alternativas conscientes de que la creatividad en la búsqueda de soluciones se puede reducir por el temor a la crítica externa y, en ocasiones, a la autocrítica (miedo a lo que diga). Por lo tanto, es necesario eliminarlos en una primera etapa para poder considerar las soluciones sin censura previa. Se realiza siguiendo las reglas de Brainstorm, en la que no se proponen criticas ni evaluaciones de las ideas; cualquier propuesta se utiliza, completa o varia para generar nuevas soluciones.


Extrapolar los resultados esperados con cada alternativa propuesta:


Con el fin de anticipar los resultados de implementar las soluciones identificadas y ver su impacto en el proyecto, ya sea a través de consultas de expertos o mediante simulaciones, se evalúan y comparan. En este sentido, en un proyecto donde hay muchas partes interesadas, las reacciones de este grupo involucrado en el proyecto son fundamentales. Saber como predecir los resultados de un plan que se ha desarrollado es difícil y la incertidumbre juega un papel clave.Nuevamente. Por lo tanto, como se ha visto en el área de planificación y conocimiento de la gestión de riesgos, será necesaria una actualización del Plan de Riesgos, como resultado de la decisión tomada.


Describa las consecuencias de cada resultado:

Una vez que se obtienen los resultados de cada alternativa, se evalúa cómo afectan cada uno de los objetivos del proyecto y, muy importante, su nivel de riesgo (probabilidad e impacto) junto con los beneficios o daños que pueden llevar a que ocurra, las consecuencias de cada resultado.

Elija la acción que se llevará a cabo:


Entre las posibles alternativas, el director de proyecto y su equipo, teniendo en cuenta los expertos que se han reunido interna o externamente al proyecto, eligen la alternativa más adecuada para resolver el problema.


Llevar a cabo un plan de implementación de la solución:

Una buena solución puede fallar debido a una mala implementación cuando no se hace en el momento adecuado, no informar previamente a algunas personas relevantes, no explicar bien el equipo responsable de su implantación, entre otros motivos.


Controlar el proceso cuando la acción se lleva a cabo:

Una vez que comienza la ejecución, comienza la fase de supervisión y control de la solución. Es la fase del proceso de control de lo que se hace, en la cual se monitorea si el resultado actual va en la forma que esperamos o no.


Evaluar los resultados obtenidos:

Una vez que la acción es ejecutada, monitoreada, controlada y con los resultados finales en manos del equipo, se revisa lo realizado y los resultados obtenidos con el objetivo de extraer lecciones aprendidas para proyectos futuros. La evaluación debe hacerse en base a los indicadores definidos, los datos obtenidos y los resultados reales y medibles obtenidos.


Acerca del Autor: Alejandro J.Román

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo